historia de albañil

Crecí soñando seguir los pasos de mi padre, así como él siguió los del abuelo. Me imaginaba construyendo casas y hasta que eso sucediera, los animales y la naturaleza hicieron de infancia especial. 

Siempre tuve olfato empresarial y aunque junto con mi padre cree una empresa de albañilería, donde fuimos los primeros en coordinar los gremios del sector y la merindad, había algo que faltaba. 

He tenido la capacidad de tratar, de medir y leer los planos, de hacer presupuestos y dar atención a los detalles.

No fue en vano que por un tiempo se nos conociera como los mejores alicatados de Tierra Estella. 

Ya que mi aita se jubiló, la empresa me quedaba grande y decidí cerrar e intentar por otros caminos. Nunca dejé la albañilería, pero si enfoqué mi tiempo a otros trabajos tanto en la construcción como en el mundo de las ventas, hasta que encontré en la bioconstrucción aquello para dejar un legado. 

Y ha sido gracias a la bioconstrucción donde he podido viajar en Europa, África y México para aprender y compartir esta enseñanza que busca hacer de la construcción un sitio más respetuoso.

Gracias al viaje de México, conocí a quien hoy es mi esposa y con quien recorrí el País de Norte a Sur, aprendiendo de la cultura y compartiendo lo poco o mucho desde mi experiencia como albañil. 

Fueron talleres, cursos, conferencias, congresos en testimonio de cómo la construcción no sólo puede ser más responsable y menos contaminante, sino un punto de bienestar y conexión.

Experiencias que dejaron historias, amigos y un sueño a futuro. 

Pero por ahora, ya en la tierra que me vio nacer, el camino como empresa no se me hace grande porque estoy acompañado en la visión de hacer las cosas diferentes y con sentido común, como asegura mi maestro, el bioarquitecto Iñaki Urkia, quién me mostró que en verdad otro mundo es posible.

Por eso y aunque siempre me he sentido con un paso hacia adelante, hoy más que nada estoy en el tiempo correcto, porque el tiempo de la bioconstrucción es ahora. 

Y así como mi abuelo inició a mi padre en la albañilería y mi padre a mí, hoy, tengo la fortuna de poder compartir y trabajar junto a mi hijo. 

Juntos somos I&G Bioconstrucción

Iker y Gorka

Nuestra misión: Construir de manera sostenible y con conciencia ambiental

En una época en la que la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente son cada vez más importantes, la bioconstrucción y la albañilería consciente se han convertido en opciones atractivas para aquellos que buscan construir de manera ética, responsable y sostenible.

Estas técnicas de construcción se enfocan en el uso de materiales naturales y renovables, reciclables y reciclados, reduciendo los residuos e introduciendo técnicas bioclimáticas que nos den hogares adaptados al entorno, eficientes energéticamente y con menor impacto ambiental.

En I&G Bioconstrucción estamos comprometidos con la construcción de un futuro sostenible.

Regresar al sentido común, es hacer las cosas bien, enfocándonos en aprovechar los recursos que podemos encontrar en el entorno, sean reciclados o de km 0.

La bioconstrucción y la albañilería consciente no solo son una opción responsable y sostenible, sino que también pueden ser estéticamente atractivas y funcionales.

Por eso nos enorgullece poder contribuir a la construcción de viviendas sanas, hogares y edificios que sean a la vez éticos, sostenibles, saludables y hermosos.

Si estás interesado en construir de manera consciente y sostenible, te invitamos a contactarnos. En I&G Bioconstrucción, estaremos encantados de ayudarte a construir el hogar o edificio de tus sueños, de manera ética, sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Juntos podemos construir un futuro más amigable!

Contáctanos

Scroll al inicio